domingo, 28 de noviembre de 2010

CULTURA POPULAR: EL SEÑOR DE LA BUENA MUERTE O SAN LA MUERTE, GUARANÍME



CULTURA POPULAR: EL SEÑOR DE LA BUENA MUERTE O SAN LA MUERTE, GUARANÍME
Ohai: David Galeano Olivera
Leer original (hacer clic) en: http://cid-abd38f7ef1c8daa6.spaces.live.com/blog/cns!ABD38F7EF1C8DAA6!1096.entry

Entre las tantas manifestaciones de la cultura popular, sabiduría popular o folklore se encuentran aquellas relacionadas con las devociones y creencias religiosas. En el Paraguay es común escuchar a la gente recordando a su “abogado” o su “santo protector o santa protectora”. Otros tienen la costumbre de arrancar un pedazo de alguna de las cruces de los caminos, con el que elaboran un collar o cadenilla que les sirve de amuleto. Por otra parte, además de concurrir a la iglesia de su comunidad, son muchos los que construyeron un oratorio o capilla en el predio de su casa para honrar a su abogado, a quien paga -de esa manera- algún “favor” recibido. Es más, existen numerosos casos donde los venerados ni siquiera son santos o ángeles; sino personas fallecidas a quienes se atribuyen poderes milagrosos como el caso de Cirilo Duarte (la Crucesita) y el de Pablito, etc; pero cabe destacar que existe una devoción a un “santo” muy particular: el Señor de la Buena Muerte o San La Muerte. En el Paraguay, existe un oratorio -el más conocido- dedicado a San La Muerte y se halla ubicado en la Ciudad de Ita, hasta donde concurren personas procedentes de diferentes puntos del país y del exterior.- Umi mba’e ohechaukáva ha omoañetéva ñande reko, ñane arandu ka’aty térâ ñane tavarandu -umíva apytépe- jareko umi jepokuaa jeroviapy rehegua. Ñane Retâme ñahendújepi umi ñande rapicha orekóva “ijeroviaha” térâ peteî “marangatu ojeroviavévare”. Ambuéva katu oipehe’a umi kurusumimi oîva tape rembe’ýre ha ojapo ichugui peteî mbo’y oipurúva kurundúrô. Oîvoi -jepémo ohójepi tupâópe- omopu’âva hóga korapýpe peteî ñembo’eha térâ tupâo’i omomba’eguasuhápe ijeroviahápe, ohecharamo ha ohepyme’êvo ichupe ñepytyvô ohupytyva’ekue hese ae. Oî avei heta amyrŷi ipokatúva ha jepémo ndaha’éi marangatu térâ tupâremimbou, oñemomba’eguasúva; umíva apytépe jajuhukuaa Cirilo Duarte (Kurusu’i) ha Pablito. Áĝa katu tekotevê ñanemandu’a peteî marangatu jojaha’ŷva oñembohérava Karai Mano Marangatúva térâ Mano Marangatu. Ñane retâme oî peteî ñembo’eha -ojekuaavéva- oñemopu’âva hérape Táva Itápe ha ijatyhápe heta tapicha oúva ñane retâ tuichakue javevégui ha ambue tetâgui.
San La Muerte es venerado en el Paraguay, la Argentina (Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones) y el Brasil (Parana y Río Grande do Sul). Su imágen es utilizada como amuleto milagroso y se elabora de madera o hueso. Algunos llevan la imagen consigo, a modo de collarín, en el cuello. Otros, modernamente, hacen tatuajes con la imagen de San La Muerte.- Mano Marangatu ojehecharamo heta hendápe: Paraguáy, Argentina (Formosa, Chaco, Corrientes ha Misiones) ha avei Brasil-pe (Parana ha Rio Grande do Sul). Ha’ânga niko ojepuru kurundu ipokatúvarô ha ojejapo yvyra térâ kanguégui. Oî heta oguerekóva Mano Marangatu ra’ânga ijehe, omosàingóva ijajúri. Ko’áĝa rupi oî avei oha’ângáva Mano Marangatu ra’ânga hete pirére.
Una leyenda narra que, tras la expulsión de los Jesuitas en el año 1767; los Guarani hallaron una imagen bíblica, en una iglesia, que representaba a Jesús, al Diablo y al Señor de la Buena Muerte; y que el grupo que se quedó con la imagen de “San La Muerte” empezó a venerarla desde aquel tiempo. En sus orígenes, veneraban a un esqueleto sentado o en posición fetal (cabeza abajo y pies arriba), debido a la costumbre Guarani de enterrar a sus familiares en dicha posición.- Peteî mombe’upy he’i, oñemosê rire umi Hesuita ary 1767-pe, Guaranikuéra omboja’ohague mbohapy hendápe peteî Biblia-pegua ra’ânga, opytava’ekue peteî tupâópe, ha ohechaukáva Hesu, Aña ha Karai Mano Marangatúva ra’ânga; ha umi opytava’ekue Karai Mano Marangatúva ra’ângáre, upe guive omomorâ ypy ichupe. Ñepyrûrâme jeko oñemomorâ peteî ava kanguekue ra’ânga oguapýva. Avei oî upérupi Mano Marangatu ra’ânga oîva ovakâvo, ku mitâ oîramoguáicha isy ryepýpe. Jaikuaaháicha, péicha ñande ypykuéra Guarani omohenda ha oñotŷjepi ipehênguekuérape omano jave.
Se dice que quien tenga el amuleto de “San La Muerte” o quien haya tatuado su imagen en el cuerpo no podrá morir mientras no se despoje del amuleto o borre el tatuaje de su cuerpo. “San La Muerte” proteje la vida, la salud, el amor, el hogar, la economía y la suerte de sus devotos. A “San La Muerte” se lo venera el Día de todos los Difuntos o Muertos (2 de noviembre) y también el Viernes Santo. A parte del nombre de San La Muerte, también se lo conoce con los nombres de Señor de la Buena Muerte, San Esqueleto, Señor de la Paciencia, San Justo Nuestro Señor de la Buena Muerte, Señor que Todo lo Puede, San Severo de la Muerte, o simplemente “San” o el Santito.- Oje’e pe máva oguerekóva ha’ânga ijajúri térâ ha’ânga hete pirére ndaikatuiha omano ndojehekýirô chugui upe Mano Marangatu ra’ânga omoîva’ekue ijajúri térâ noñemboguéirô upe ta’ânga ohaiva’ekue ipirére. “Mano Marangatu” oñangareko pe ijeroviaha rekove, tesâi, mborayhu, ogapy, ñemureko ha po’áre. Mano Marangatúpe ojegueromandu’a opaite omanóva árape (2 jasypateî) ha avei arapokôi marangatúpe. Mano Marangatúpe avei oñembohéra: Karai Mano Marangatúva, Karai Kanguekuerei, Señor de la Paciencia, San Justo Nuestro Señor de la Buena Muerte, Señor que Todo lo Puede, San Severo de la Muerte térâ “San” -péicha, añomínte- ŷramo katu Marangatu’i.

ÑEMBO’E OJEKUAAVÉVA
Kanguekuerei Pytu opaite mba’ére ndepu’akapáva ha nembaretekuépe rejoguáva Sansón-pe; akóinte reñekotevêva mba’e vai oikopotàvo, ndévengo che rohenói aikuaágui nemarangatuha.
Ejeruremína Tupâ Tuvichavetépe tachembojerovia opaite mba’e ndéve ajerurévape ha upéicha avei toity ipochy umi chendive iñañáva ndive ha opavave tekove ñañáva ári.
Mborayhúpe chembotavy ha chembotavysévape, embojevy cherendápe ha nanerendúiramo eñanduka chupe nde kyseyvyra râimbe.
Ogapy, ñembosarái ha ñemurekópe aipota oiko ndehegui chererekua, eme’ê haĝua chéve po’a ha emombia haĝua opa mba’e vai che rekovégui.
¡Nde, Karai Mano Marangatúva, ndéniko chererekua!
Taupéicha.

ORACIÓN MÁS CONOCIDA
Espiritu Esquelético con poder sobre todas las cosas y tan fuerte como Sansón, que eres indispensable en los momentos de peligro, yo te invoco conociendo tu bondad.
Ruega a Dios Todopoderoso que me conceda todo lo que te pido, y que envie todo su enojo contra aquellos que me desean el mal y contra todos los malos.
Para aquel que en el amor me engañó o quiere engañarme, te pido que lo retornes a mi, y si desoye tu voz hazle sentir el filo de tu guadaña.
En mi casa, en el juego y en los negocios te nombro mi abogado para que me des suerte y apartes de mi vida todas las cosas malas.
¡Oh, Señor de la Buena Muerte, tu eres mi protector!.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada