domingo, 27 de enero de 2013

JÝI - ARCOIRIS

JÝI – ARCOIRIS
Ohai: David Galeano Olivera
         En Ka’apuku, hace muchos años, vivía un niño llamado Carlitos junto a sus padres.
         Ka’apukúpe, yma ymaite, oikova’ekue peteî mitâ’i hérava Kalo’i itúva ha isy ndive.
         Ellos vivían en un humilde ranchito y eran muy pero muy pobres.
         Ha’ekuéra oikova’ekue peteî tapŷi chu’imíme ha imboriahu imboriahueterei hikuái.
         Su padre labraba la tierra que le producía maíz, zapallo, maní, batata,  mandioca y poroto. En época de carestía se alimentaban de lo poco que lograban juntar y muchas veces hasta pasaron hambre por carecer de comida.
         Itúva oñembokokue ha yvy ome’ê chupe avati, kurapepê, manduvi, jety, mandi’o ha kumanda. Opávo umíva ho’umiva’erâ umi tembyremi ombyatyva’ekue ha heta jey ohasa hikuái ñembyahýi ndorekovéigui tembi’u.
         Su abuelo siempre le decía a Carlitos que luego de morir él vería, con Dios, como ayudarlos para salir de la pobreza; y así, un día, el abuelo falleció.
         Hamói he’imiva’erâ Kalo’ípe omano rire ohechataha, Ñande Ru ndive, mba’éichapa ikatúne oipytyvô chupekuéra osê haĝua mboriahúgui; ha péicha, peteî ára, tamói omano.
         Días después el abuelo se le apareció en sueños a Carlitos y le dijo: “Fíjate, después de la primera lluvia, donde nace el arcoíris y allí encontrarás una gran riqueza que -bien administrada por ustedes- les ayudará a vivir holgadamente”.
         Ohasávo umi ára, tamói ojehechauka Kalo’ípe iképe ha he’i chupe: “Ejesareko, ama guasu oúva rire, pe jýi heñoihápe ha upépe rejuhúta mba’eta guasu peneipytyvôtava -peipuruporârô- peiko porâ haĝua peikotevê’ŷre mba’eve”.
         Y efectivamente, Carlitos y su padre, luego de la lluvia, fueron hasta donde nacía el arcoíris y encontraron una olla llena de oro. Esa riqueza los ayudó a vivir muy bien y a ayudar a sus semejantes.
         Ha añetehápe, Kalo’i ha itúva, ama guasu rire, ohókuri jýi heñoiha peve ha ojuhu peteî japepo henyhêva itajúgui. Pe mba’eta rupive ha’ekuéra ohupyty tekoporâ ha avei oipytyvô hapichakuéra oikotevêvape.
         Y así llega a su fin la historia de Carlitos que ayudado por su abuelo encontró la riqueza donde nacía el arcoíris
         Ha péicha oĝuahê ijapýpe Kalo’i rembihasakue, hamói ñepytyvô rupive, ojuhuva’ekue mba’eta oîva jýi heñoihápe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada