domingo, 27 de enero de 2013

CENSO NACIONAL 2012: IJAPU

CENSO NACIONAL 2012: IJAPU
Ohai: David Galeano Olivera
Una simple polvareda mediática puso en evidencia la poca convicción de algunos
       Ante un suelto periodístico que -basado en los datos parciales del Censo Nacional 2012- informaba la disminución “alarmante” de Guarani-hablantes en el país, se generó una discusión sensacionalista entre algunos guaraniólogos, periodistas y otros opinólogos, que se encargaron de tirar más leña al fuego vaticinando otro final dantesco, infernal, caótico para la Lengua Guarani. Es así que hoy -una vez más en 500 años de historia postcolombina, colonialista- estamos ante un nuevo anuncio de la próxima muerte del Idioma Guarani, esta vez a causa de los datos incompletos y poco fiables proveídos por el Censo Nacional 2012, que es -dicho sea de paso- el censo más caro en la historia del Paraguay y el peor realizado. Es más, la “alarma y anuncio de muerte” se basó en menos del 50% del resultado parcial del censo y sin tener siquiera la certeza de cómo fue procesada dicha información estadística; a lo que debemos sumar que en diciembre pasado la propia directora de la entidad responsable del censo, informaba que el censo no llegó a toda la población y que quedaban unas cincuenta mil viviendas en el país sin ser censadas, lo que equivale -por lo bajo- a cuatro habitantes por cada vivienda, es decir, más de doscientos mil personas no censadas. Con lo ocurrido, confirmo que la historia del Guarani se parece mucho a la historia del mundo pues a cada rato se anuncia su fin, desde Nostradamus hasta los Mayas; por suerte, los Guarani nunca se preocuparon de ese tipo de tilinguerías.
       Es increíble la manera en que los medios nos siguen vendiendo espejitos y mucho amarillismo, y como consecuencia levantan la polvareda que es sinónimo de mayor rating consiguiendo la adhesión de un segmento de “alarmistas” y “magnificadores” de todas las cosas. Es cierto y no me resisto a la idea que el Guarani probablemente redujo su número de hablantes pero no es menos cierto que diariamente escuchamos el Guarani vivo en la calle, en los ómnibus, en las oficinas, en los estadios, en las fiestas, en el palacio de gobierno, en el poder legislativo y en las entrevistas y programaciones radiales y televisivas. Para comprobar esto último sencillamente debemos escuchar las emisoras de radio, capitalinas y del interior, y los noticiarios televisivos donde un sinnúmero de compatriotas denuncian la falta de agua, algún asalto, el pedido de solidaridad para algún vecino, etc. Si alguien me dice que esto no es cierto pues entonces yo estoy viviendo en otro planeta donde también existe un país llamado Paraguay o, caso contrario, ingresé a un trance paranoico del cual no me estoy dando cuenta. Por otra parte, debemos reconocer que el Guarani jamás fue asistido por el Estado Paraguayo y por consiguiente, vivo como sigue en la boca de más de la mitad del Paraguay, hasta deberíamos alegrarnos y hacer hurras porque mucha gente lo sigue hablando y, para más, sin poder prescindir de él. Y así como ningún gobierno se preocupó por nuestro Avañe’ê, no podemos desconocer que el imperialismo sigue invadiendo el mundo y por todos los medios, lícitos e ilícitos. Yo creo que nadie está ajeno al tremendo espacio ganado geopolíticamente por el inglés, el español, el portugués, el árabe o el francés y que cada día estas potencias hacen lo imposible por aniquilar a las lenguas más débiles y por imponer sus idiomas que es una forma de colonización.
       Me extraña sobremanera que algunos amigos y amigas se hayan prestado a este tipo de manipulación mediática. Antes debían haber sopesado serenamente todos los logros que el Guarani obtuvo en los últimos 30 años con el agravante de haber sido una de las lenguas más degradadas, discriminadas, menospreciadas y minorizadas del mundo. No puede ser que una ventisca haya hecho temblar el edificio que empezamos a construir y en cuya arquitectura e ingeniería seguimos trabajando; e insisto, tomando como referencia los datos de un censo japu.   

El censo japu anuncia la próxima muerte del Guarani
       Si el anuncio de la próxima muerte del Guarani solamente se basa en los datos del Censo Nacional del 2012, lamento mucho decirles que esa premisa no asegura ni remotamente la concreción de ese sueño, debido a una cuestión muy sencilla: los datos del censo son poco creíbles por no decir increíbles.
       “Oĝuahêngo hikuái ógape. Oporandu oréve oreréra, mboýpa roiko upépe, ore yvy teépa térâpa nahániri, mboýpa ore ñemoñare, romba’apópa térâpa nahániri. Umívante ha upéi ohojeýma – Llegaron a casa. Requirieron nuestros nombres, si cuántos somos en la casa, si es tierra propia o no, cuántos hijos tenemos y si trabajamos o no. Eso nomás y luego ya se marcharon”. Esta fue la respuesta, casi calcada, de una gran cantidad de personas cuando les consulté acerca del Censo 2012; y más concretamente, cuando les interrogué cuales fueron las preguntas que les hicieron respecto a los idiomas hablados en la casa, me respondieron “Pévango noporandúi oréve – Eso no nos preguntaron”. Dónde realicé la consulta?, en cada una de las colaciones del ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI realizadas en diferentes ciudades de todo el país entre los meses de diciembre de 2012 y enero de 2013; y, a quiénes formulé la pregunta?, a los directores y profesores del ATENEO, a los egresados y a sus familiares. Entonces de qué seriedad de los datos estamos hablando?. Les guste o no a la gente del gobierno, debo decirles: el Censo Nacional 2012: ijapu.
       Por otra parte, no contento con ese sondeo in situ, hice otro -via celular- entre mis numerosos amigos de Asunción y del interior del país cuyo resultado fue igual. A continuación, algunas respuestas que recibí con respecto a si fueron censados y si se les preguntó acerca de los idiomas: 1.- La verdad NO pasaron por mi casa. Les llamamos a los teléfonos habilitados y hasta ahora no fueron (Néstor, Asunción); 2.- NO fui censado, lo mismo mi familia (Almidio, Asunción); 3.- Oî óga noñeĝuahêiha ha oî avei omba’eporandúva apytépe ndoipurukuaáiva pe tembipuru’i ha omyenyhêvaipa térâ nomyenyhêintema (Angel, Juty); 4.- Conozco personas de Radio Monday que no fueron censadas. Te comento que algunas personas de algunos barrios de Sta Rita no fueron censadas (Carlos); 5.- Oĝuahê hikuái ha katu NOPORANDÚI ñe’êre ha aikuaa óga noĝuahêihague (Ernesta, Sajonia-Asunción); 6.- No me censaron. Conozco a otra persona no censada (Rosalía, Asunción); 7.- Che rógape NOĜUAHÊI (Virgilio, San Lorenzo); 8.- Fui censada pero NO me preguntaron sobre el idioma además la persona que vino NO manejaba bien el tema (Sixta, Sajonia-Asunción); 9.- NOĜUAHÊI ore rógape (Hugo, Horqueta); 10.- Una amiga me dijo que ella y todos sus compañeros de trabajo NO fueron censados (Carlos, Asunción); 11.- Maitei rory Mbo’ehára. Che rógape NOĜUAHÊI (Ramona, San Lorenzo); 12.- Ógape oĝuahê ha NOPORANDÚI ñe’ê rehegua ha Compañía Garayo che rovaja ru oikohápe, 4 ógape, huguápe, NDOIKÉI (Rubén, 1º de Marzo); 13.- Che rógape ha óga ykére NOĜUAHÊI avei (Hermenegildo, Lambare); 14.- Che hetáma chepochy. Ógape NOĜUAHÊI hikuái. Ojejapovaipa pe tembiapo ha upéi he’i hikuái Guarani ikangyha. Péva ningo peteî tembiapo ky’a (Fátima, Asunción); 15.- Aikuaa umi asentamiento-ha rupi NOĜUAHÊIHAGUE hikuái (Petrona, Ka’aguasu); 16.- Ñepyrûrâitevoi NOĜUAHÊI. Añe-censá por teléfono ha NOPORANDÚI chéve ñe’ê rehegua (Javier, San Juan Nepomuceno); 17.- Heta che róga ykereguápe NOĜUAHÊI. Mitâkuña he’i ndotopaihague umívare ha noñeme’êiha chupe viático oujeyjey haĝua. Avei ahechakuaa ndaikatupyrypái oipuru haĝua hembipuru (Matilde, Kapiata); 18.- Si, llegó pero NI se acordaron de preguntar eso del idioma (Carmen, San Pedro del Ykuamandyju); 19.- Avei aikuaa heta mba’e omohendántemaha censista-kuéra oikuaaháicha, ndoje-paga-ihaguére chupekuéra. Che pehêngue peteî omba’apókuri pévape ha ha’e omombe’u chéve (Saturnina, Kapiata); 20.- Ógape NOĜUAHÊI. Chéve ĝuarâ sambo sambónte ojapo hembiapokuéra (Angel, Asunción); 21.- No, NO nos censaron (Rosa, Asunción); 22.- Nada que ver. NUNCA pasaron por casa por lo tanto no formo parte de este país (Julio, Fernando de la Mora); 23.- NOĜUAHÊI che rógape ha che ykereguápe NOĜUAHÊI avei (Luis, Luque); 24.- Ógape che membýre ojuhúkuri ha NOPORANDÚI chupe umi mba’e (Mariela, Eusebio Ayala); 25.- A mi NO me censaron por lo tanto no me preguntaron nada (Edilberto, Asunción); 26.- Si, en mi casa llegaron dos veces pero en varias casas NO llegaron. Dicen que sortearon las casas de referencia (Gloria, Villa Elisa); 27.- Oĝuahê ndaje ha oje’e chupekuéra ndaiporiha óga jára ha omoî timbre-re “vivienda censada” (Porfiria, Reducto-San Lorenzo); 28.- Ógape oĝuahê chepore’ŷme ha che ndaikuaái (Juan, Jataity del Norte); 29.- A mi NO me censaron, no estaba en casa. La mayoría que trabajamos en los cuarteles no fuimos censados (Jorge, Villa Elisa); 30.- Aún NO fui censada y acá en mi trabajo otras 2 personas tampoco (Cecilia, San Lorenzo); 31.- NO me censaron (Ligia, Pedro Juan Caballero); 32.- Che rógape NOĜUAHÊI Barrio Ciudad Nueva, Paraguaýpe ha heta ógape avei NOĜUAHÊI (Elvira, Asunción); 33.- Aún NO me censaron (Gabriel, San Lorenzo).
       Aclaro que por una cuestión de la extensión del material no incluí el gran resto de respuestas que recibí. Creo que cualquier lector podría hacer un sondeo entre sus amistades para darse cuenta que el Censo fue una verdadera estafa y una expresión más de la malversación de los fondos del Estado Paraguayo al cual todos aportamos a través de nuestros impuestos; y de hecho nadie hará nada al respecto y como es tradicional todo quedará en el oparei. Entonces con qué seriedad o responsabilidad me van a hablar de la próxima muerte del Guarani?. Si es ese censo nomás… vyroite.
       Hace tantos años que se viene anunciando la muerte, el tsunami, la hecatombe del Idioma Guarani pero pese a todo y a todos sus detractores, el Guarani sigue vivito y coleando. Se dijo eso cuando llegaron los conquistadores; también antes, durante y después de la guerra contra la Triple Alianza, y de la Guerra del Chaco, y de la Revolución del 47 y del Golpe que desterró a Stroessner. También se dijo que había que matar a los fetos en los vientres de las madres para matar al Guarani. También se prohibió su uso. También la gente fue abofeteada por hablarlo, otros se arrodillaron, varios corrieron el patio de la escuela diciendo “no debo hablar en Guarani”, etc. Al Guarani-hablante, con el ánimo de eliminar el uso del Avañe’ê, se lo trató de indio, salvaje, animal, desalmado, retrógrado, bobo, ignorante, pobre, bestia, etc pero jamás -salvo ahora, según el censo nacional 2012 japu- mermó su uso. Hoy, a causa del Censo 2012 aparecieron -cuando no- los Nostradamus, los agoreros, los malagüeros, los videntes, en fín, todos los tekorei para vaticinar la muerte de la Lengua Guarani en unos años más y probablemente menos. Japoína. Anína pendejapu ha pe’apo’i ñane Avañe’ême. Pesêmimiva’erâ pende rógagui ha peguatamimi upe rupi ha pehecháta oîha gueterei heta tapicha oñe’êva Guaraníme: iñarandúva, itavýva, ipirapirehetáva, imboriahúva, hesâiva, hasykatúva, Paraguaygua, okaraygua, iporâva, ivaíva, ijyvatéva, ikarapéva, ohechaporâva, ohecha’ŷva. Are gueterei oikovéta ko ñane Avañe’ê porâite.
            Por otra parte, si el 87% (seis millones de habitantes) del Paraguay -según el censo del 2002- hablaba Guarani y casi un 40% era exclusivamente Guarani-hablante es imposible que desaparezca el uso del Guarani. La lógica, la matemática y la estadística, en síntesis, la ciencia puede certificar esta afirmación. Hay Guarani para rato todavía a no ser que explotemos una feroz bomba nuclear y eliminemos, en un proceso selectivo, a la mayoría de los Guarani-hablantes; o que una manga de extraterrestres antiguaranistas lleguen y justo nos liquiden a todos o a la mayoría de los Guarani-hablantes; de otra forma, es imposible que el Guarani desaparezca tan rápidamente como algunos pocos lo desean.

El contexto actual del Guarani. Más allá del censo japu
       Treinta años atrás el Guarani no era lengua oficial del Paraguay, ni lengua del Mercosur, ni se enseñaba en las escuelas, colegios o universidades nacionales e internacionales, ni estaba en internet, ni había mucha publicación o bibliografía en Guarani o acerca del Guarani; era prohibido hablar, mucho menos en los medios masivos de comunicación o en los actos públicos; y lo más importante, habían muy pocos militantes-promotores-difusores-defensores-fortalecedores del Guarani.
       Debemos reconocer igualmente que los contreras del Guarani siguen instalados en el Ministerio de Educación buscando su exclusión y produciendo libros de pésima calidad (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/los-calamitosos-libros-...) y sobre todo fomentando el uso del jopara en lugar del Guarani. Eso si es cierto y es altamente peligroso pero no a corto plazo. Ellos pensaron que iban a vencer fácilmente pero hasta hoy y en lo que venga les seguiremos dando lucha. Ellos son pocos, nosotros somos más, estamos en muchas partes y bien mimetizados. De tantas batallas libradas ya aprendimos a guerrear y lo más importante es que NO les tenemos miedo. Y es en este punto, donde el ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI seguirá sosteniendo con fuerza e intransigencia la necesidad de enseñar el Guarani y no ese pésimo y degradante jopara que los destructores del Guarani resolvieron “enseñar” en las escuelas y colegios. El jopara es un degenerador del Guarani y también del castellano. La excusa barata de que “así habla el pueblo” nos puede conducir a la debacle, eso sí. Con ese mismo criterio y para dar gusto al pueblo, en las universidades habría que enseñar medicina popular, ingeniería popular, química popular, electrónica popular y demás disparates. Suelo decir y demostrar, a aquellos que creen que hablan BIEN castellano y que no hablan Guarani porque es DIFICIL y que por eso solamente hablan jopara; que el castellano que hablamos también está minado de mezcla, en síntesis, no hablamos castellano sino apenas un mal jopara del castellano (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/el-castellano-reducido-...). Para corregir le mencionado existe un solo camino: enseñar correctamente el Guarani y el Castellano.
       Actualmente somos muchísimos los militantes Guarani comparado a 30 años atrás y no solamente amamos nuestra Lengua Guarani sino que tenemos mucha mayor preparación académica y científica y por consiguiente, con argumentos sólidos para su defensa, difusión y fortalecimiento. Esa fue la razón que llevó al ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI a salir y FORMAR profesores, licenciados, magísteres y doctores en Guarani. Ese no fue un objetivo casual sino un objetivo premeditado. Mediante ello, hoy, somos muchos los que levantamos nuestra voz a favor del Guarani cuando algún imbécil intenta agredirlo. En esta nueva pléyade de militantes hay ancianos, adultos, jóvenes, niños, dirigentes, obreros, campesinos, militares, policías, sacerdotes, etc. Además, existen miles de Guarani-hablantes y amantes del Guarani viviendo en la Argentina, el Brasil, el Uruguay y en Bolivia que también, al igual que nosotros, se esfuerzan por promocionarlo, difundirlo y fortalecerlo. Debemos destacar a los miles de paraguayos residentes en la Argentina, Brasil, Estados Unidos, España, Italia, Japón, China, etc, que presionados por el techaga’u reconocen el valor del Guarani como factor de cohesión psico-social. Por ello no creo que el Guarani esté dando sus últimos pataleos en la sala de terapia intensiva. Eso no es cierto. Es un ardid con olor a colonialismo o al remanente de oligarquía castellanista empotrada en el gobierno que durante 18 años postergó la promulgación de la Ley de Lenguas, por ejemplo; sin embargo, 18 años después, bien estructurados y unidos logramos vencer, no pudieron con nosotros.
       En los últimos 10 años hemos construido valiosas estructuras que fortalecen y fortalecerán el devenir del inacabable idioma Guarani. Hay 6.000 lenguas en el mundo y 2.500 están sí en la línea de la muerte. La Unesco anunciaba en febrero de 2012 que cada 15 días muere una lengua; sin embargo, aclaraba que lenguas como el Guarani no están en ese círculo de la muerte; por el contrario existen muchas evidencias que el Guarani logró posesionarse mejor en el mundo lingüístico. Por ejemplo, Google tradujo su interfaz al Guarani y Wikipedia ya cuenta con su versión Guarani (Vikipetâ), ambas son herramientas potentes en la promoción y el fortalecimiento del Guarani universalmente, a las cuales menos de cien lenguas -de las 6.000 existentes- lograron integrarse. Además, en este nuevo escenario virtual, existen numerosos sitios: blogs y redes sociales, que promueven el uso y la defensa del Guarani. No perdamos de vista el caso de la radialista que despotricó en contra del Guarani y que por ello fue vapuleada en Facebook (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/hist-rico-el-idioma-gua...).
       Por otro lado, cada día -en una lucha apasionante, sin cesar y sin igual- ganamos uno o dos o tres nuevos militantes Guarani, quienes se suman y revitalizan esta gran campaña nacional e internacional a favor del Guarani. En estas condiciones, les puedo asegurar que muchas otras lenguas morirán menos el Guarani.

Fortalezcamos nuestra convicción Guaranista y no nos dejemos llevar por una polvareda mediática sensacionalista
       Lo expuesto representa nuestra postura institucional, la del ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI con relación al anuncio de la próxima muerte del Guarani, que no pasa de ser un anuncio más. Si algunos se dejaron convencer, allá ellos; nosotros tenemos otra percepción de la realidad nacional y de la realidad de la Lengua Guarani.
       El Guarani sigue siendo la lengua materna del paraguayo; de ahí es que la cosmovisión anterior y actual del paraguayo nace, crece, se reproduce y expande, en Guarani. El castellano al decir del paraguayo común es casi una molestia, por eso se suele decir “Katellano ha ytaku ndahi’aréi che jurúpe”. En la experiencia de vida del hombre Paraguayo, el Guarani siempre fue el amigo más servicial en los casos difíciles y desesperados; siempre fue el más próximo, el más solidario y el de más fácil y espontáneo uso. El Avañe’ë forma parte del paraguayo. Con el tiempo, probablemente se convirtió en uno más de sus órganos vitales; o bien en uno de sus huesos más duros y resistentes; o podría -por qué no- formar parte integrante y vivificante de su fluido sanguíneo. Asimismo, podría decir -sin exagerar- que hasta el aire que respiramos contiene partículas de Guarani. Nuestra nacionalidad está dada por la presencia -en cada uno de nosotros- de esa esencia vital que se llama Idioma Guarani.
       El Guarani no es cualquier lengua, es diferente, es poderosa, es mágica, tiene paje. Es la voz del universo, es la expresión de nuestra familia: de nuestros abuelos, de nuestros padres, de nuestro pueblo, de nuestros héroes y de la gente común; es el sonido del monte, de las aguas; tiene olor a tierra roja y a la lluvia mansa que la riega; es la expresión plena de la grande y noble nación Guarani. El Guarani es la vida, por eso es Avañe’ê; y mientras exista la vida, existirá el Avañe’ê. El Guarani no morirá hasta el día que muera el último de los nueve millones de individuos que lo seguimos hablando, amando y difundiendo en el Paraguay y en toda la Región Guaranítica.
       A los Nostradamus, a los agoreros, a los malagüeros, a los videntes, en fín, a todos los tekorei que deliraron y deliran con la muerte del Guarani les repito lo que el finado Mbo’ehára Pedro Moliniers les decía -con el corazón en la mano- a cuantos detractores del Guarani se cruzaba en su camino: nde raê remanóta ha Guarani nomanomo’âi. Nosotros, en el ATENEO DE LEGUA Y CULTURA GUARANI, somos de esa escuela; en síntesis, somos gente idealista y muy convencida de la fuerza del Guarani. Aprendimos a querer de manera especial al Guarani. Somos, lo asumimos, “operadores políticos” del Guarani. Y así como nuestro Avañe’ê se hizo fuerte y más fuerte después de cada enfrentamiento que tuvo, también nosotros aprendimos a ser pire atâ y por ello, seguiremos insistiendo e insistiendo en su promoción, difusión y fortalecimiento, le pese a quien le pese.
       Finalmente, queda claro que no será un censo japu, nada fiable, o un suelto periodístico sensacionalista los que nos harán correr con la vaina o con el rabo entre las piernas. Pejavy ha tuicha pekuaru karê péicha peimo’âramo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada