lunes, 13 de junio de 2011

DIGAMOS SÍ AL VOTO DE LOS PARAGUAYOS QUE VIVEN EN EL EXTERIOR



DIGAMOS SÍ AL VOTO DE LOS PARAGUAYOS QUE VIVEN EN EL EXTERIOR
Ohai: David Galeano Olivera (ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI rérape)
Leer original (hacer clic) en: http://dgaleanolivera.wordpress.com/digamos-si-al-voto-de-los-paraguayos-que-viven-en-el-exterior/

Una nación se construye con el esfuerzo de todos. Todos somos absolutamente necesarios en dicha tarea. Pobres, ricos, académicos, analfabetos, citadinos, campesinos, residentes en el país y en el exterior. En fín, todos somos necesarios. Peteî tetâ oiko opavave ñepytyvô rupive. Opavave niko ñamoîva’erâ ñande ati’y upe tembiapo guasúpe. Mboriahúva, ipirapirehetáva, iñarandúva, itavýva, tavaygua, okaraygua, oikóva ñane retâpýpe ha ohova’ekue ambue tetâme. Añetehápe, ñane retâ oikotevê opavavére.
El Paraguay es un gran país, con un corazón grande, un país de gente buena, laboriosa, luchadora y optimista; pese a haber sufrido duros golpes en su historia como lo fueron las dos guerras (contra la triple alianza y la del Chaco); además de cruentas guerras civiles y una tremenda dictadura de 35 años. Paraguay niko peteî tuicháva, ikorasôguasúva, peteî tetâ hetahápe tekove imarangatúva, omba’apokuaáva, oñorairôva ha ipy’arorýva; jepémo ohasajepe mokôi ñorairô rupi (ñorairô guasu ha Cháko ñorairô); avei ambue ñorairô ojoapytépe ha hi’arijey 35 ary ñesâmbyhypanéme, kyhyje ha tekoasy pópe.
Estos acontecimientos, sobre todo las guerras civiles y la dictadura, fueron en un primer momento las causas del éxodo o expulsión de numerosos compatriotas a países como la Argentina o el Brasil. En la actualidad, existen millones de paraguayos residentes en ambos países y en otros más distantes. Gente que salió contra su voluntad y que deseó y desea volver a su terruño, a nuestro Paraguay, en algunos casos hasta para dar el último suspiro. Más recientemente, la grave crisis económica y la consecuente falta de trabajo, hicieron que muchos paraguayos salieran hacia países más lejanos, como Estados Unidos, Canadá, España o Italia, en busca de mejores condiciones de vida. A muchos de ellos los hemos visto o escuchado a través de los medios de comunicación, expresando su deseo de volver -en poco tiempo- al país para reencontrarse con la familia y poder vivir dignamente. Ko’â mba’e rupi -umi ñorairô ojoapytépe ha pe ñesâmbyhypane- heta ñane retâygua oho ha oñemosê ko’águi, oho hikuái Argentina térâ Brasil-pe. Ko’áĝa ĝuarâ heta sua ñane retâygua oiko umi mokôive tetâme ha ambue tetâ mombyryvévape. Tapicha ohova’ekue ko’águi, oipota’ŷre; ha ousejeýva ñande yvýpe, ñande Paraguáype, jepémo omanomihaĝuante ko’ápe. Ramoite guive, jehasa’asy ha ndaiporiguasuvéigui mba’apo, heta oî ohóva Estados Unidos, Canada, España ha Italia-pe mba’apo rekávo; ja’eporâsérô, teko porâve rekávo. Heta umíva reheguápe jahecha ha ñahendu umi marandumyasâiha rupi he’i jave ousehajey ñane retâme, ojoajúvo ipehênguekuéra ndive oikohaĝuáma py’aguapy ha tekotevê’ŷre.
Estando en el exterior, afloró en todos ellos un gran sentimiento de paraguayidad. Nadie, ninguno de ellos, pudo o puede sobrevivir sin los elementos de la idiosincrasia paraguaya. Más que nunca se sientieron más paraguayos y más patriotas. Siempre recibimos el mensaje de ellos comentando que se reúnen para escuchar y bailar la música paraguaya, para hablar en Guarani, para comer chipa y tomar terere, para contar algún chiste del Kachike, de póra, pombero, luisô o pláta yvyguy; para vestir orgullosos alguna prenda de aopo’i o ñanduti. Ohóvo oiko ambue tetâme umi ñane retâygua omombareteve hetârayhuvéva. Avave ijapytepekuéra ndikatúi omboje’o pe ñande reko. Ára ha ára omombareteve hikuái pe paraguayo reko ha ohechauka hikuái pe tetârayhu oñandúva hikuái. Oĝuahêjepi oréve imarandukuéra omombe’uhápe ha’ekuéra oñembyatyha ohendu ha ojeroky haĝua purahéi ñanemba’éva, oñe’êvo hikuái Guarani ñe’ême, ho’úvo chipa ha oisyrykúvo terere, omombe’úvo Kachíke, póra, pombero, luisô térâ pláta yvyguy káso; ohechaukávo, juruguyreípe, ñande aopo’i ha ñanduti.
¿Qué diferencias hay, al fin y al cabo, entre un paraguayo residente en el país y aquel que se encuentra en el exterior?. Ninguna, más que la circunstancial lejanía. ¿Somos más los que vivimos en el Paraguay y menos los que viven en el exterior?. No, definitivamente somos iguales y en el fondo a todos nos animan los mismos sentimientos hacia nuestro país. Todos queremos vivir dignamente, con el pan de cada día, al calor de la familia completa y unida (no dividida: una parte aca y otra parte allá), con derecho a un hogar, a la salud, a la seguridad, al bienestar y a la felicidad. En esencia, los que estamos aquí y los que están en el exterior nacimos en el Paraguay y tenemos a nuestros padres y nuestros abuelos aquí; en otras palabras, nuestra raíz está en el Paraguay. Amo hapópe, ¿Mba’épepa jajoavy jaikóva ko’ápe ha umi ohova’ekue ñane retâgui ambue tetâme?. Mba’evetépe, ndaha’éiro pe jeho pytagua retâme. ¿Jaikóva Paraguáype piko ñande tuichave umi ambue tetâme oikóvagui?. Nahániri, opavave niko peteîchaiténte, ñanderekojoja, ha amo huguápe opavavépe ñanemomýi umi temiandu potî, temiandu porâ, ñane retâ rayhupápe. Opavavénte jaikose tekomarangatúpe, jahasa’ŷre ñembyahýi; ñane pehênguéra ndive, oñondive (mboja’o’ŷre: anive peteî vore ko’ápe ha ambue vore ambue tetâ rupi), yvy ñanemba’évape, tesâi, py’aguapy, tekokatu ha vy’apavême. Ja’étaramo hekopete, ñande ápe jaikóva ha umi ohova’ekue ñane retâgui ñanereñoiva’ekue Paraguáype ha jareko ñande ru, ñande sy, ñane ramói ha ñande jarýi ko’ápe; péva he’ise ñande rapo oîha Paraguay retâme.
Ni la soberbia, ni la arrogancia, ni la discriminación, ni la degradación, ni el egoísmo, ni el menosprecio deben manifestarse entre nosotros, entre los que vivimos aquí y los que viven en el exterior; es por ello que, cada día, debemos fortalecer los sentimientos de fraternidad, de integración, de participación, de solidaridad, de tolerancia, de igualdad de oportunidades, de patriotismo a favor del mejoramiento de nuestro país. Definitivamente, al Paraguay lo construimos y lo construiremos entre todos. Nadie puede quedar afuera. Todos somos necesarios. Tekotevê jaipe’a ñande rape ha ñande raperâgui: tekojejapo, jerovu, ñemboyke, ñemomichî, chentese, apo’i, ha umíva rekovia tekotevê ñamongakuaa ha ñamombarete joyke’yreko, joajureko, mba’apo oñondivepa, jekupyty, johechakuaa, tekojoja ha tetârayhu. Oĝuahêma ára jajokupytývo ha ñamba’apóvo oñondivepa ñane retâ rayhupápe. Añetehápe, opavavete ha oñondive ikatu ñamopu’â Paraguay pyahu, aratéma jahekáva. Avave ndikatúi oñemboyke ko tembiapo guasúpe. Ñane retâ oikotevê ñanderehe.
Basado en lo precedentemente expuesto, el ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI se adhiere y apoya fervientemente el SI AL VOTO DE LOS PARAGUAYOS QUE VIVEN EN EL EXTERIOR, pues todos somos iguales ante la ley y -por sobre todas las cosas- SOMOS PARAGUAYOS. Opaite umi mba’e oñembohysyiva’ekuére, ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI avei ojepytaso ha ojerure opavave ñane retâygua oikóva ambue tetâme ikatu haĝua avei akóinte oiporâvo ñane retâ ruvicharâ.
Por este medio, instamos a todos a hacer realidad esta histórica reivindicación, en el referéndum del día 9 de octubre de 2011. Kóva rupive rojerure maymávape ñamoañete haĝua ko kerayvoty, áĝa ára 9 jasypa ary 2011-pe, ñeporanduguasu oikótavape.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada