domingo, 24 de febrero de 2013

VÍCTOR HUGO, GUARANÍME - KUIMBA'E HA KUÑA

VÍCTOR HUGO, GUARANÍME
Ohai: David Galeano Olivera
            Su nombre completo es Víctor Marie Hugo, nació el día 26 de febrero del año 1802, en Besanzón, Francia. Su padre fue Joseph Leopold Sigisbert Hugo y su madre Sophie Trebuchet. Víctor pasó tu infancia en Paris y también en Madrid y Nápoles. Luego, su madre se separó de su padre y se relacionó con Victor Lahorie, su nuevo amor. Muy joven, hacia el año 1815, Víctor Hugo empezó a escribir sus primeros versos (Cuaderno de versos francés). Era autodidacta, su madre y hermanos se encargaban de revisar sus obras. Es considerado como uno de los escritores más importantes en Lengua Francesa. Hera tee niko Víctor Marie Hugo, heñóikuri ára 26 jasykôi ary 1802-pe, Besanzón, Francia retâme. Itúva herava’ekue Joseph Leopold Sigisbert Hugo ha isýkatu Sophie Trebuchet. Imitâme Víctor oikókuri París-pe ha upéicha avei Madrid ha Napoles-pe. Upéi, isy oheja itúvape ha oikókuri Víctor Lahorie ndive, imborayhujára pyahu. Imitârusúpe, ary 1815 rupi, Víctor Hugo ohaiñepyrûkuri iñe’êpoty ypykue (Francés ñe’êpoty ryru). Oñehekombo’e ijehegui, isy ha ijoyke’ykuéra oha’â hikuái umi hembiapokue. Oje’e hese oîha umi haihára ikatupyryvéva apytépe francés ñe’ême.
Víctor Hugo (1802 - 1885)
            Los escritos de Víctor Hugo abarcaron todos los géneros hasta los discursos políticos. Poeta, dramaturgo pero sobre todo hombre comprometido con la realidad social de su tiempo. Sus obras renovaron la literatura francesa. La defensa de sus ideas motivaron su exilio por casi veinte años (1852 - 1870). Algunas de sus obras más importantes son “Odas y Baladas (1826)”, “Nuestra Señora de París (1831)”, “Las hojas de otoño (1832)”, “Los castigos (1853)”, “Las contemplaciones (1856)”, “La leyenda de los siglos (1859 y 1877)” y “Los miserables (1862)”. Víctor Hugo rembiapokue apytépe jajuhukuaa opaichagua haipyre, polítikaguigua ñe’êsyry jepe. Ñe’êpapára, ñoha’ângahaihára ohechakuaa ha oñandupypukúva hetâygua remikotevê. Umi hembiapo ombopyahu Francia ñe’êporâhaipyre. Oikohague rupi oipysyròmbaretékuri hemiandu ha upe mba’ére oñemosêva’ekue hetâgui haimete mokôipa ary (1852 – 1870). Umi hembiapokue ojekuaavéva apytépe oî “Odas y Baladas (1826)”, “Nuestra Señora de París (1831)”, “Las hojas de otoño (1832)”, “Los castigos (1853)”, “Las contemplaciones (1856)”, “La leyenda de los siglos (1859 ha 1877)” ha “Los miserables (1862)”.
            Víctor Hugo falleció en la Ciudad de París, el día 22 de mayo del año 1885. Fue sepultado en el Panteón de Paris, el día 1 de junio del año 1885 con el acompañamiento de dos millones de personas que le rindieron un gran homenaje. Víctor Hugo omanókuri Táva París-pe, ára 22 jasypo ary 1885-pe. Oñeñotŷkuri Panteón de París-pe, ára 1 jasypoteî ary 1885-pe ha upérô omoirûpahákuri chupe mokôi sua tapicha ohechakuaa ha omomba’eguasúva hekove.

ooo000ooo

EL HOMBRE Y LA MUJER
De: Víctor Hugo
KUIMBA’E HA KUÑA
Ombohasa Guaraníme: David Galeano Olivera

El hombre es la más elevada de las criaturas, La mujer el más sublime de los ideales
Kuimba’e niko Tupâ remimoîngue tuichavéva, kuña katu temimo’â imarangatuvéva

Dios hizo para el hombre un trono; para la mujer, un altar, el trono exalta, el altar santifica
Tupâ niko ojapókuri kuimba’épe peteî apykaruvicha; ha kuñáme katu peteî tendakatu, apykaruvicha ombotuicha, tendakatu omomarangatu

El hombre es el cerebro; la mujer, el corazón, el cerebro produce Luz; el corazón, amor; la Luz fecunda; el amor, resucita
Kuimba’e niko apytu’û, kuña katu ñe’â, apytu’ûme heñói tesape, ñe’âme, mborayhu; tesape omoñemoña; mborayhu, oporomoingovejey

El hombre es el genio; la mujer, el ángel, el genio inconmensurable; el ángel, indefinible
Kuimba’e niko tekovepaje; kuña katu tupâremimbou, tekovepaje ijapyra’ŷ; tupâremimbou mba’ekuaaporâ’ŷ

La inspiración del hombre es la suprema gloria; la inspiración de la mujer, la virtud extrema; la gloria traduce grandeza, la virtud traduce divinidad
Kuimba’e py’ara’â niko verapy guasu; kuña py’ara’â katu, tekokatu paha; verapy oñanduka py’aguasu, tekokatu oñanduka Tupâ pytu

El hombre tiene la supremacía; la mujer, la preferencia, la supremacía representa la fuerza, la preferencia representa el derecho
Kuimba’e niko oguereko pokatu; kuña katu oñembojeroviave, pokatu he’ise pu’aka, ñembojeroviave he’ise teko’ajete

El hombre es fuerte por la razón, la mujer es invencible por las lágrimas, la razón convence, las lágrimas conmueven
Kuimba’e niko imbarete iñakângeta rupive, kuña katu imbareteve hesay rupi, akângeta ome’ê jerovia, tesay opoko ñane korasô sâre

El hombre es capaz de todos los heroísmos; la mujer, de todos los martirios, el heroísmo ennoblece, el martirio sublima
Kuimba’e niko ipy’aguasueterei; kuña katu ohasakuaa opaite jejahéire, py’aguasu ñanemongakuaa, jejahéi ñanemoambuekatu

El hombre es el código, la mujer el evangelio, el código corrige, el evangelio perfecciona
Kuimba’e niko tekovoña, kuña katu ñe’êngatu; tekovoña omyatyrô, ñe’êngatu ohupytyka aguyje

El hombre es un templo; la mujer, un sagrario; ante el templo nos descubrimos, ante el sagrario, nos arrodillamos
Kuimba’e niko opy; kuña katu, tupârenda; opýpe jajechauka, Tupâ renondépe, ñañesû

El hombre piensa, la mujer sueña, pensar es tener cerebro, soñar es tener en la frente una aureola
Kuimba’e niko oñepy’amongeta, kuña katu ikerayvoty, py’amongeta he’ise jarekoha akârupa, kerayvoty he’ise jarekoha temirendy ñane akâ jerére

El hombre es un océano, la mujer, un lago; el mar tiene la perla que embelesa, el lago tiene la poesía que deslumbra
Kuimba’e niko peteî para, kuña katu yrupa; para oguereko itaveratî ñanembojurujáiva, yrupa oguereko ñe’êpoty ñanemboresahóva

El hombre es un águila que vuela, la mujer, el ruiseñor que canta, volar es dominar el espacio, cantar es conquistar el alma
Kuimba’e niko peteî taguato ovevéva, kuña katu masakaragua’i opurahéiva, veve rupive ñañemomba’e arapýre, purahéi rupive ñañemomba’e angamimíre

El hombre posee un faro, la conciencia; la mujer tiene la estrella, la esperanza, el faro guía, la esperanza salva
Kuimba’e niko oguereko tesapeha, ha’éva tekopytee; kuña katu oguereko mbyja, ha’éva temira’ârô; tesapeha oporosâmbyhy, temira’ârô oporopysyrô

En fín, el hombre está colocado donde termina la tierra, la mujer, donde comienza el cielo...
Ipahápe, kuimba’e niko oñembo’y yvóra opahápe, kuña katu, yvága oñepyrûháme


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada