martes, 16 de agosto de 2011

DÍA DEL NIÑO HA ACOSTA ÑU, GUARANÍME



DÍA DEL NIÑO – MITÂ ÁRA
Ohai: David Galeano Olivera
Leer original (hacer clic) en: http://dgaleanolivera.wordpress.com/dia-del-nino-ha-acosta-nu-guaranime/

Ñane retâme, ára 16 jasypoapy, ojegueromandu’a MITÂ ÁRA. Ko jehechakuaa ou Acosta Ñu ñorairô áragui oikova’ekue 16 jasypoapy ary 1869-pe, Ñorairô Guasu aja. Upérô, mitâ ha mitârusu memete umi oñorairô ha ome’êva’ekue hekove ñane retâ rayhupápe. Upévare, ojeporavókuri ko ára ojegueromandu’a haĝua Mitâ Ára ojehecharamóvo mba’e guasuete ha’ekuéra ojapova’ekue ñane retâ rehehápe. En el Paraguay, el día 16 de agosto, se celebra el DÍA DEL NIÑO. Esta fecha tuvo su origen en la Batalla de Acosta Ñu, que tuvo lugar el 16 de agosto de 1869, en plena Guerra contra la Triple Alianza. En dicha batalla, niños y jóvenes paraguayos combatieron y dieron su vida en defensa de la heredad nacional. Por consiguiente, el Día del Niño es un homenaje a aquellos caídos en dicha batalla.
Upe ára 16 jasypoapy ary 1869-pe, ko’êtî rupi, ñorairôhára Triple Alianza-pegua osêkuri Ka’akupégui Eusebio Ayala gotyo omuñávo ñane retâyguakuérape. Oikuaávo upe mba’e, Francisco Solano López he’i’uka Bernardino Caballero-pe ojoko haĝua chupekuéra, taha’eha’eháicha. Avei, kuña, mitâmimi ha umi ñorairôhára hasykatúvape omondopaite hogakuérape ohechakuaágui naiporâiha henonderâ. Aquel día 16 de agosto del año 1869, en horas de la madrugada, el ejército aliado sale de Ka’akupe hacia Eusebio Ayala, en persecución del ejército de López. Al tomar conocimiento de la situación, Francisco Solano López ordena a Bernardino Caballero detener al enemigo a como de lugar. También resuelve que las mujeres, niños y heridos, retornaran a sus hogares debido al alto riesgo que corrían.
López ha iñorairôharakuéra oñemotenodémakatu. Tapykuépe Caballero oku’e mbeguekatu omotenondévo “Batallón 40” oîháme mitâmimi oguerekóva 8 ary guive 14 ary peve; ha oñeha’âva hikuái omongu’e ha ombotyryry -tapepo’i ha itakuéra pa’û rupi- umi mboka ipohyipohýivéva ha karretaita henyhêva mbokaraỹ ha tembi’u umívagui. López y su ejército marchaban a la vanguardia. En la retaguardia, marchó Caballero al frente del “Batallón 40”, integrado por niños de 8 a 14 años; quienes procuraban mover o arrastrar, por caminos intransitables y pedregosos, las armas pesadas y las carretas cargadas de municiones y provisiones.
Ko’â mitâmimi omondeuka kakuaáva ao ha avei omohendyvagua’u chupekuéra ojoguahaĝuáicha kakuaávape; ha ipópekuéra katu oguereko mboka ra’ânga yvyrágui ijapopyréva. Ijapytepekuéra oî avei umi ituja ha ñorairôhára ojejapiva’ekue ha ne’irâ okueraporâva; opavave oñembopy’aguasu ojoko haĝua Triple Alianza-guápe. Estos niños vistieron ropas de adultos y disfrazaron su rostro con barbas postizas a fin que parecieran adultos. Del mismo modo, las armas que portaban no eran sino de madera, a modo de burdas réplicas de los fusiles. Ancianos y soldados heridos se unieron a ellos voluntariamente para deterner, valientemente, a la fuerza aliada.
Ka’akupe ho’áma ipopekuéra. Ha’ekuéra ohapýma avei Pirivevúi. Upéicha avei, omongusugue hikuái upe tembiapo renda oîva Yvyku’ípe. Ñane retâyguára naimbokavéima; Triple Alianza-gua katu imboka heta ha imboka porâ. Hi’arigua, umi ñane retâygua apytépe ndaiporivéima hi’upyrâ ha avei oî heta mba’asy ojukáva ñane retâ ñorairôharakuérape. Ka’akupe ya había caído en poder de la Alianza. Pirivevúi por su parte ardía en llamas, y la fundición de hierro de Yvyku’i había sido destrozada. Los soldados paraguayos ya no contaban con armas; en tanto que, los aliados poseían numerosas y efectivas armas. Los nuestros ya ni siquiera tenían qué comer y las enfermedades mataban sin piedad a los miembros del ejército paraguayo.
Upeichavérôjepe, umi mitâ oñembopy’aguasu ha oñorairô ñane retâ rayhupápe. Imotenondehárô oî Bernardino Caballero ha omoirû chupe Coronel Bernardo Franco ha Coronel Florentín Oviedo. Ñane retâyguára hetavérô oî hikuái 4.000 ñorairôhára rupi. Upe ára, 8 aravo rupi, ohupytýkuri chupekuéra umi moñái. Ha’ekuéra oîkuri 20.000 ñorairôhára ha omotenonde chupekuéra Conde D’Eu. Ijapytekuéra oîva’ekue avei kavaju arigua omosununúva Acosta Ñu yvy. Con nada a favor y con todo en contra, aquellos niños paraguayos valerosos ofrecieron su vida en defensa de la Patria. Caballero comandaba la fuerza paraguaya, con el apoyo del Coronel Bernardo Franco y del Coronel Florentín Oviedo. La fuerza de nuestro país estaba conformada por cerca de 4.000 soldados. Aproximadamente a las 8 horas de esa mañana, nuestra tropa fue alcanzada por las fuerzas aliadas, que eran en número de 20.000 soldados y estaban comandados por el Conde D’Eu. Las fuerzas enemigas se hicieron sentir también mediante su caballería que a su paso hacía retumbar el sitio de Acosta Ñu.
Upe ñorairô ojepysókuri 17 aravo peve. Mitâmimi ikangy ha mbeguekatúpe oñeme’ê. Ha’ekuéra katu ojeity umi mitâ ári ha ojuka chupekuéra mba’everôguáicha; ha opapotávo ñorairô, ohapy hikuái Acosta Ñu. Upépe oî hasê ha osapukáiva tatatî apytépe. Péicha omanomba hikuái umi ñane retâygua. La batalla se extendió hasta las 17 horas de ese día. Los niños y jóvenes paraguayos no pudieron contra tamaña fuerza y lentamente fueron muertos despiadadamente. Casi en el final de la batalla, la fuerza enemiga prendió fuego al campo de combate y fue así que Acosta Ñu ardió en llamas. Llantos y gritos se escuchaban en esa densa humareda. Así murieron todos nuestros niños y jóvenes combatientes.
Ñanemba’éva omanókuri 2.000 mitâ ha mitârusu; 1.500 katu ho’a ipopekuéra; ha umi 500 hekovéva oñani ka’aguýre ha ohupytyjey Francisco Solano López-pe, haimete Karaguataýpe. En Acosta Ñu fueron muertos 2.000 niños, jóvenes y ancianos paraguayos; 1.500 cayeron prisioneros y 500 sobrevivientes huyeron y se internaron en los montes hasta alcanzar a Francisco Solano López, cerca de Karaguatay.

ooo000ooo

ACOSTA ÑU
I
Allá en mi tierra, bordeando montes
se extiende el campo de Acosta Ñu.
Llanos floridos que su silencio
recuerda aquella “Guerra Guasu”;
II
Cruzan sus valles, viejas trincheras,
llenas de Gloria Tradicional
hasta el 70 se alzan las olas
de aquellos bravos del Paraguay.
III
Yo quisiera cantarte tu heroico pasado
la Gran Epopeya de un pueblo viril
pedacito de tierra color de esperanza
reliquia de gloria y honor guaraní.
IV
Jukyry va surcando sus valles dormidos
cual mudo testigo de su kurusu
y en cien luchas tenaces su cruel resistencia
tejieron los héroes de tu Acosta Ñu.
V
Pechos de acero y corazones escalonar py’aguasu
y hasta los niños su sangre joven
dieron en aras de Acosta Ñu
Niños y ancianos, todos cayeron
al juramento de “antes morir”
solo una cosa quedó en su puesto:
la raza heroica del Guaraní.

Rehendusérô “Acosta Ñu” (Federico Riera ha Emilio Biggi mba’e), España ñe’ême, ehesakutu ko’ápe: http://www.youtube.com/watch?v=sqSoweTwpVk

ooo000ooo

ACOSTA ÑU (GUARANÍME)
I
Ma’erâreípa ñambopukúta amombe’úta che remiandu
Mitâ ruguy ako oñeñohérô Guerra Guasúpe Acosta Ñu
Ko purahéipe chemandu’ávo amomorâvo pe che retâ
Ambe’usénte mbarakupúpe ikatupyryhague umi mitâ
II
Jukyry osyrýva ha upépe ombe’úva ijapyra’ỹva ñande rekove
Pyhare oĝuahêvo mbyja omimbíva ombyasypaháva mitâ ruguykue
Ha umívako hína Tupâ ohenóiva mymba poravóva mitâ’imimi
Ha ha’e ogueraháva ijeguakarâva Acosta Ñu jára upépe omimbi
III
Ijoheipy ha techapyrâ Viva el Paraguay ha oñorairô
Moñaipyre ha kamba tuja ha kurepi póra ojepiro
Notîrietéipa mbohapyvéva ogueikovéva ko mombe’u
Mba’eichaitépa pe ñandekuéra michîmiéva ipy’aguasu
IV
Jukyrýre osyrýva upépe ombe’úva ijapyra’ỹva ñande rekove
Pyhare oĝuahêvo mbyja omimbíva ombyasypaháva mitâ ruguykue
Ha umívako hína Tupâ ohenóiva mymba poravóva mitâ’imimi
Ha ha’e ogueraháva ijeguakarâva Acosta Ñu jára upépe omimbi
Acosta Ñu jára upépe omimbi

Rehendusérô “Acosta Ñu” (Federico Riera ha Edgar Galeano Domínguez mba’e Guaraníme), opurahéiva Juan Carlos Oviedo ha los Hermanos Acuña, ehesakutu ko’ápe: http://www.youtube.com/watch?v=zrs1UUhcYnc

ooo000ooo

¿QUE ES UN NIÑO? – MBA’ÉPA MITÂ
Ohai: David Galeano Olivera

Un niño debe conocer a su padre y a su madre
Mitâ oikuaava’erâ itúva ha isýpe
Un niño debe vivir con su familia
Mitâ oikova’erâ ipehênguekuéra ndive
Un niño debe tener un hogar
Mitâ oguerekova’erâ hóga
A un niño no debe faltarle el pan diario
Mitâme oñeme’êva’erâ hembi’u opa ára
Un niño debe ir a la escuela
Mitâ ohova’erâ mbo’ehaópe
Un niño debe jugar
Mitâ oñembosaraiva’erâ
Un niño debe tener buenos amigos
Mitâ orekova’erâ angirû marangatu
Un niño debe estar protegido
Mitâre oñeñangarekova’erâ
Un niño debe ser sano
Mitâ hesâiva’erâ
Un niño debe ser feliz
Mitâ ohupytyva’erâ vy’apavê
Un niño debe sentirse niño
Mitâ oñanduva’erâ ha’eha mitâ
Un niño debe vivir en paz
Mitâ oikova’erâ py’aguapýpe
Un niño de sentirse amado
Mitâ oñanduva’erâ ojehayhuha chupe
Un niño debe vivir mejor que tu cuando eras niño
Mitâ oikoporâveva’erâ ndehegui nde nemitâroguare

Si tienes un niño y es tu hijo…
Rerekórô peteî mitâ ha’éva ne ñemoñare…
-Amalo - Ehayhu chupe
-Vive con él y vive para él – Eiko ehendive ha eiko chupe ĝuarâ
-Primero se su padre y después su amigo – Ñepyrûrâme eiko itúvarô ha upéi iñangirûrô
-Acompañalo – Emoirû chupe
-Arrúllalo – Emokunu’û chupe
-No lo maltrates - Ani rejahéi hese
-No lo hagas trabajar cual niño abandonado – Ani remoma’apo chupe mitâ tyre’ŷicha
-Edúcalo y también aprende de él – Ehekombo’e chupe ha upekuévo eipyhy chugui imba’ekuaa

Si lo cuidas bien, mañana él sabrá cuidar a otro niño
Reñangarekoporârô hese, ko’êramo ha’e oñangarekokuaáta ambue mitâre
Si lo cuidas bien y lo educas bien, el se convertirá en una buena persona
Reñangarekoporâro hese ha rehekombo’eporârô chupe, oikóta chugui peteî tekove hekokatúva

Un niño es un regalo de Dios
Mitâ niko peteî jopói Tupâ ome’êva ñandéve

Rehendusérô “Mitâ okaraygua”, Adrián Barreto mba’e, ha’evoi opurahéiva, ehesakutu ko’ápe: http://www.4shared.com/audio/5XBvXozI/Adrin_Barreto_-_Mita_okaragua.html

ooo000ooo

MITÂ MBORIAHU
Ohai: David Galeano Olivera
I
Akokuehe rohecha
Reikundaha nde rape
Ne’írâ iñambue nde reko
Nde rova ky’akuemi, ne akârague icharapa,
Ne retyma ipere ha ipara, nde ao soropaite
Akokuehe rohecha
Reikundaha nde rape.
II
Toryjárô nde reikóva
Reisu’ureiete ore angaipa
Rehohápe rejeja’o, ndaipóri nendive hekororýva
Reñepia’â mbaretéramojepe
mavave naneikûmbýi...
Peichaĝuarântema nde.
Toryjárô nde reikóva
Reisu’ureiete ore angaipa.
III
Ani rejepy’apy.
Áĝante Ñandejára oma’êjeýne nderehe.
Upépe ae nesâsóta ha upépe ae revy’áne.
Ani rejepy’apy.
Akokuehe rohecha remopotî mba’yrumỹi,
Rembovera sapatu, rejerure pirapire
Avei rohecha nemosêrô aipo ne angirû
Nandejái ore apytépe
Roñembotavy ndehegui
Ani rejepy’apy.
Aĝante Ñandejára oma’êjeýne nderehe.
Upépe ae nesâsóta ha upépe ae revy’áne
Ani rejepy’apy.
(12 jasykôi 1989)

Remoñe’êsérô “Míralo bien” ehesakutu ko’ápe: http://dgaleanolivera.wordpress.com/miralo-bien-en-el-dia-del-nino/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada